El tercer principio de la Validación se centra en la escucha empática y como esta crea confianza, reduce la ansiedad y restaura el sentimiento de dignidad de la persona

Con este principio Naomi Feil incide en la importancia de compartir los sentimientos y las emociones que puedan aparecer en la persona desorientada sin preocuparnos de la realidad de los hechos.

¿Qué podemos hacer cuando una señora de más de 80 años nos pide, llorosa, por su madre?

Validacio 3 fibs

Una de las reacciones lógicas de la persona cuidadora es orientarla en la realidad; recordarle su edad e informarle que su madre falleció hace muchos años.

Otras formas de abordar la situación son la distracción, invitaremos a la persona olvidarse de su emoción ofreciéndole una actividad que le guste; o la simpatía, compartiremos con ella nuestra tristeza por la muerte de algún ser querido.

¿Qué pasaría si solo escucháramos y acompañáramos con una actitud empática: ¿La echas mucho de menos? ¿Qué es lo que más te gusta de ella?

Para conseguir esta actitud empática es necesario, en primer lugar, estar presente y disponible para la relación, y en segundo lugar, superar el contagio emocional que se da en toda interacción humana, es decir, reconocer la emoción en nosotros pero sin apropiárnosla, poniendo cierta distancia que nos permite estar sin sufrir. La definición más común de la empatía es ponerse en el lugar del otro. Si analizamos bien la expresión nos daremos cuenta que si nos ponemos en el lugar del otro, lo que hacemos es precisamente sacarle su lugar.

Con el Método de Validación preferimos ponernos junto a la persona, a su nivel y a su altura dejando que la persona desorientada sea la protagonista de la situación y permitiendo que pueda desarrollarse y sentirse digna.

1️⃣ Primer Principio

2️⃣ Segundo Principio